ACERO

Que no, que no es el espíritu que mostramos este sábado. Que es el marcador.

Nota técnica: para los que no lo sepáis, en sub14 la norma es que cuando se llega a 30 puntos de diferencia entre los dos equipos, el partido se puede parar y el resultado oficial es el que se haya conseguido hasta ese momento. Si los dos entrenadores están de acuerdo en el momento en el que se llega a esa diferencia, el partido continúa (es lo habitual, para dar más minutos de juego a los chavales), pero ya no se cuentan oficialmente los puntos marcados en el resto del tiempo del partido.

 

ADI INDUSTRIALES Negro, 33 – CRC AMARILLO, 0

Siempre nos quedará Gijón…

Después de un partido para olvidar como fue el del sábado pasado, con lluvia de agua y ensayos, se nos presentaba en el Cantizal un día espléndido de sol, buena temperatura, un buen rival a batir y una grada ansiosa de ver a sus chavales haciendo lo que sabemos son capaces. Todo el mundo era consciente que los de Industriales son chavalotes grandes y fornidos, pero grandes y fornidos son los de El Salvador y se les plantó cara en Gijón.

Tras el partido del azul, con un resultado francamente malo, esperábamos que el equipo amarillo plantara cara y llevarnos un buen sabor de boca. Pero no fue así, y eso que en los primeros compases de juego se movió el balón con ligereza pero un ensayo tempranero por parte de Industriales bajó el rating de nuestras expectativas de AAA a BB-.

No nos equivocamos, nos quedamos con el 30 y pico a cero del resultado oficial, porque el real fue casi tres veces más. Se intentó defender, y a veces se consiguió, con placajes serios a auténticos chicarrones, alguno, como el de Ilan que debutaba, en ultima instancia, en las puertas del ensayo.

Estuvimos a punto de meter el único ensayo “pirata” de la jornada, pero nos salió caro; un carrerón de Nico que terminó con una dolorosa posible lesión de arrancamiento de espina iliaca anterosuperior (¡toma ya!) mientras corría ya con el ensayo en la mente. Unos días de reposo y al lío. Pedro también demostró que quería estar ahí y le ha costado unos días de reposo. Ánimo a ambos.

Tampoco andábamos muy sobrados de banquillo, por lo que en la última parte del partido se dio la circunstancia que Mauro tuvo que ponerse de segunda línea, teniendo quizá el segunda más pequeño de la historia del rugby.

s14am12nov2016

Pero no todo va a ser negativo, nuestros chicos apretaron al final del partido, lo que les honra; perdiendo de más de 80 puntos tener la garra para apretar buscando el ensayo y defendiendo como si fueras a cero tiene un gran mérito.

En Gijón nos demostraron que saben hacer las cosas, es solo cuestión de que se lo crean, de pensar que no hay rival grande si grandes son tus… ambiciones. Son chicos de 12 y 13 años, les queda mucho camino que recorrer y mucho por disfrutar de este gran deporte que es más que eso.

Por último, por su entrega parando a chicos mucho (pero mucho) más grandes que él y las ganas de jugar a esto; The Man of the Match del partido: Mauro.

Jugaron: Yago, Cantarero, Manu, Rodrigo Casado, Victor, Perfect, Mauro, Iván, Ilan, Iniesta, Nico, Chacón, Rioja, Martín, Jorge Juan, Pedro, Alejo, Quintero y Menor

Crónica de Rafa.

 

ADI INDUSTRIALES Azul, 31 – CRC AZUL, 0

El resultado real fue 62-0, la mitad en cada tiempo del partido. No hubo color. No creamos peligro. Sí que hubo algún ratito en el que el partido se vio igualado, pero era más por los errores de Indus (que si llegan a tener el día acertado no sé lo que nos habrían podido meter) que por nuestros aciertos.

Sí que vimos también algunos fugaces momentos de ganas y de querer hacerlo bien por parte de algunos: Pablo, por ejemplo, con muchos y buenos placajes, o Ramón (Man of the Match), que fue un ejemplo para los demás delanteros placando mucho y presionando al contrario en todos los sitios, aunque su actitud no tuvo todo el eco que nos habría gustado ver. Y alguno más podría señalar, pero no me parece un día especialmente indicado para deshacerse en elogios.

¿Qué pudo pasar? El madrugón… pues también lo fue para ellos, el árbitro no influyó, hacía buen tiempo. Los de Indus, líderes de la liga y no por casualidad, tenían un par de chavales muy grandes, especialmente su 3, que fue usado a modo de ariete en varias ocasiones. Pero no nos ganaron por eso, sino porque defendían bien y atacaban mejor, fabricando los ensayos de forma colectiva, superando nuestras líneas de defensa con buenos apoyos y no perdiendo nunca la posesión del balón.

s14az 12nov2016

Algo más había. A nosotros nos faltaban nuestros delanteros más grandes, Álvaro y Teulón, que se notan en el campo, pero al final son solo dos jugadores de los trece con los que juega el equipo. ¿Habría bastado que estuvieran presentes? Yo creo que no.

Lo digo porque ya desde el día anterior se mascaba la tragedia. Al volver del entreno del viernes Santi me contó que no veía nada claro el partido del día siguiente por los comentarios que oía de boca de sus compañeros. Ya empezado el partido, en ningún momento vimos esa defensa agresiva que nos ha caracterizado durante muchos años (y hablo de estos mismos chavales precisamente) ni ese juego rápido e imaginativo que nos consta que saben hacer. En lugar de eso lo que vimos fue más bien cierta apatía, la sensación de no querer tomar la responsabilidad plena en un ataque o en un placaje, sino esperar a ver si llega otro de nuestro equipo que nos facilite el trabajo. Tampoco es que hubiera nadie que ‘sobrara’ en el campo, pero había unos cuantos camuflados en ese medio camino pequeñoburgués y mediopensionista, muy disimulado de cara al público, que se encuentra cuando vas corriendo en la dirección correcta, vas a participar en la jugada correcta y de la forma correcta… pero estás un metro por detrás de donde de verdad se corta el bacalao, de la verdadera línea del frente, de donde se reparten los guantazos, esperando a ver si un compañero lo resuelve. El que haya jugado a cualquier deporte de equipo, y especialmente al rugby, sabe a lo que me refiero. Y claro, así pasó lo que pasó.

Estamos hablando de chicos de 12 y 13 años, para los cuales tenemos como  objetivo principal del club que aprendan a amar el rugby y lleguen lo mejor preparados posible a las categorías superiores, donde ya jugarán por competición deportiva y no por hacer algo de ejercicio y pasar un rato divertido con los amigos. Mirándolo más en detalle, esto último sí puede ser la filosofía para nuestro equipo Amarillo, encuadrado en una liga que no por casualidad se llama ‘de desarrollo’, pero para el equipo Azul la competición tiene un peso específico grande, y tan importante es estar en buena forma física y tener técnica de juego como aprender a competir y construir una actitud de esfuerzo y sacrificio que permita alcanzar metas elevadas.

Jugar en primera división implica un nivel de competición muy alto, con mucha velocidad, contrarios que juegan al borde de las reglas y contactos físicos muy fuertes. Es así en todas las categorías y en todos los deportes. Y no sirven excusas como que los contrarios son muy grandes, que hace mucho frío o que nos faltan determinadas personas. Hay que construir una personalidad fuerte para ser capaz de sufrir en el campo, enfrentarte a situaciones difíciles y superarlas. Sobre todo porque conocemos a nuestros chavales y sabemos que son capaces de ello. Si desde el punto de vista de la actitud en el campo no estamos preparados para dar este nivel, entonces quizá no merecemos estar en primera división. Y no pasa nada, es perfectamente legítimo, podemos preferir jugar en un nivel más asequible; pero es algo que, como equipo, merece ser reflexionado y decidido de forma colectiva (por los jugadores, que son los protagonistas de todo esto).

Nos quedan tres partidos para terminar la primera fase de la liga. La semana que viene, Cisneros, y después Liceo y Hortaleza. Tres partidos dificilísimos, pero todos ellos ganables. Todavía dependemos de nosotros mismos para no bajar a segunda.

Personalmente me da igual si los ganamos o los perdemos, si al menos en el campo vemos a nuestros chicos sacar todo el potencial que llevan dentro y esforzarse al máximo. Si conseguimos que hagan eso, para mí será una victoria.

Jugaron: Juan C., Rodrigo C., Alvaro F., Ramón, Borja, Serna, Pelu, Manteca, Gabi, Santi, Juan G., Pablo, Marco, Gallego, Antonio, Arce, Sergio, Gabriel R. y Julio. Enhorabuena a los debutantes con el Azul.

Crónica de Pato.

No tiene derechos para añadir comentarios


Ubicación

Polideportivo " Valle de las Cañas"
Av. Juan Antonio Samaranch, 8
28223 Pozuelo de Alarcón
(Madrid)
Teléfono: 646 47 27 94

Donde estamos

 

Patrocinadores

            fourskills
  Rugbier peq FIATC
ayto pozuelo 2   Madrid peq
Scroll to top